Home Entrevistas Entrevista a Eduardo Arrocha
 
Síguenos
Entrevista a Eduardo Arrocha PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Domingo, 08 de Octubre de 2006 00:00
Para los amantes  de la danza eres muy conocido desde hace muchísimos años, tantos que ya yo no recuerdo cuántos son.

Cuarenta y seis,  pudiéramos decir para ser exactos.

Tu nombre va asociado a la Compañía Danza Contemporánea de Cuba. ¿Como llegó Eduardo Arrocha a esa compañía?    

Llego a la compañía que, actualmente, es Danza Contemporánea de Cuba, en esa época era algo así como Departamento de Danza del Teatro Nacional, porque su director Ramiro Guerra necesitaba a una persona preferiblemente joven , en ese momento yo nada más tenia veinte y pico de años, para ser jefe de escena. El Conjunto acababa de regresar de una exitosa gira por Europa. Yo estudiaba diseño escenográfico con Rubén Vigón, que fue quien me recomendó a Ramiro. Yo sometía a su consideración los trabajos del curso de diseño que  hacia porque era un hombre de mucha experiencia,  cosa que parece fue de su agrado porque, no habían pasado 6 meses, cuando me pidió la revisión de una obra que ya el habia estrenado y con la cual no estaba plenamente satisfecho. Por supuesto,  yo me esmeré y puse lo que sabia y lo que no para que aquello quedara bien. Y fue de su agrado, a partir de ahí fui  su diseñador durante casi diez años.

 

Fuiste alumno de René Portocarrero y parecía que tu vida iba a dedicarse a las artes plásticas, a la pintura principalmente. ¿Cómo es que entonces te decides a seguir por el camino del diseño? ¿Cuán difícil fue cambiar el lenguaje de los pinceles por esa imagen viva que es el diseño de vestuario para la danza y el teatro?

Bueno, en realidad no fue nunca un problema, ni yo enfrenté una disyuntiva entre lo uno y lo otro. Había estudiado en la Escuela de Bellas Artes de San Alejandro y me habia graduado como dibujante y pintor; pero una vez graduado, preparé una serie de trabajos con cuyos resultado no quedaba nunca satisfecho. Por esos días Agustín Rodríguez, el que en ese momento era esposo de María Elena Molinet,  establece una pequeña escuela de Pintura y Diseño en su casa, y  ahí empiezo a vincularme con el diseño teatral. El primer trabajo que hago es la graduación de los muchachos de la escuela de la compañía Las Máscaras que dirigía Andrés Castro. Hice el diseño del vestuario y a  Andrés Castro le gustó tanto la forma mía de  expresión plástica, que decidió poner en el vestíbulo del teatro los diseños originales. En esa compañía era diseñador de escenografia  y vestuario Andrés García, un excelentísimo diseñador la- rentablemente hoy olvidado,  y el vio los diseños y pensó que yo era ya un diseñador profesional. Andrés Castro le dice que yo era un estudiante recién graduado de Pintura que aspiraba a ser pintor. Entonces él dijo que no,  que yo no era pintor, que yo era escenògrafo y que quería conocerme porque ahí habia un diseñador. Para mi fue un espaldarazo tremendo porque yo coleccionaba las portadas de las revista Carteles que él hacía,  casi desde que yo tenia 13 o 14 años. El resultado fue que me entrevisté con Andrés y me dijo  que el camino mío era el diseño teatral. Me olvidé de los pinceles,  del óleo, de los lienzos, de los caballetes y me metí en el mundo  de la plástica teatral.

Y en ese mundo trabajaste con dos grandes figuras del arte cubano. Pienso en Ramiro Guerra, con el cual colaboraste durante muchos años, y en Alicia Alonso. Quisiera que recordaras algunos momentos de tu trabajo con esas grandes figuras de la danza cubana. 

El primer trabajo de importancia que hice fue precisamente con el Ballet Nacional de Cuba,   una producción de Giselle que ellos estaban preparando. Alicia había visto mi exposición de graduado y se interesó por aquella persona que se manifestaba de esa forma. Concertamos una entrevista e hice con ella mi primer trabajo profesional. Fue en los primeros años de la Revolución,  te hablo del 61, 62, 63. Varios años después, ella decide ir al Festival de la Danza de París, que era un festival muy importante,  y me pide hacer una nueva versión de aquella Giselle porque  creía que, con los años,  yo me había desarrollado como diseñador y podía hacer un trabajo más interesante. Tan interesante fue que esa puesta en escena ganó el Grand Prix de la Villa de París,  un galardón muy codiciado, y que se otorgaba a la puesta integral,  no solamente  a la coreografía. Aquel trabajo fue muy impactante en el año 66, y se obtuvo ese Gran Premio para Cuba en el cual yo tengo una partecita. 

Ramiro Guerra tiene fama de ser un hombre muy exigente. ¿Cómo ha sido ese dialogo entre él y tú, que ha sobrevivido a muchísimos embates?

Hemos tenido nuestros desencuentros, pero siempre hemos salido ilesos de ambas  partes. En el período en el cual fue director de la Compañía, prácticamente yo diseñaba todas las obras. Teníamos una comunicación muy estrecha. Yo creo que los trabajos que guardo con mayor afecto-y no es la primera vez que lo digo- y que considero que ya en ese momento tenían mayor  un nivel fueron esos trabajos que yo hice con Ramiro.

En Danza Contemporánea de Cuba has trabajado con una infinidad de coreógrafos, de todas las tendencias,  de todas las estéticas, de todas las edades, de todos los sexos. ¿Cómo has podido orientar tu trabajo, cómo es posible reconocer el estilo de Eduardo Arrocha entre tanta diversidad?

Yo siempre he tenido muchas dudas de si tengo un estilo o no. A veces pienso que el diseño es una forma de expresión donde concurren varias cosas afines. En la Universidad de La Habana se hizo una retrospectiva de mi obra y,  por primera vez,  pude ver todos mis diseños. Se mostraron siguiendo un orden cronológico. Allí me di cuenta que sí había un estilo y que habían varias constantes que estaban presentes siempre, que un ojo entrenado podría descubrir las características de mi modo de hacer como diseñador. Como diseñador no me considero ni intransigente ni maravilloso, siempre he sido muy consecuente y siempre he pensado que la labor del diseñador está, precisamente,  en viabilizar,  en hacer gráfica esas ideas que tiene el coreógrafo que, unido al talento más o menos del diseñador con que trabaje,  llega a un final feliz.  Conclusión: me  considero un diseñador dúctil al cual le ha gustado muchísimo trabajar con los jóvenes. Nunca he tenido reparos en trabajar en óperas primas de coreógrafos,  sobre todo si esos diseñadores han sido de Danza Moderna, de Danza Nacional, de Danza Contemporánea. Con ellos siempre he tenido un vínculo muy estrecho y me satisface mucho que se recuerde con agrado esa comunión por  ambas partes.

Eduardo Arrocha es un hombre muy culto. Cuentan tus amigos más cercanos que es posible dialogar contigo de cine, del último libro de Leonardo Padura, del último estreno de teatro. ¿Es cierta esa afirmación?

Si, en cierta medida soy muy inquieto. Yo no puedo decir que tenga tiempo libre porque siempre hay pendiente un libro que leer, una crónica que apareció en un periódico y que, por la prisa, la recorté y está sobre mi mesa de dibujo esperando ser leído. Por estos días estoy al tanto del movimiento pictórico, a lo que se está haciendo en el Festival de Música Contemporánea atendiendo a las nuevas tendencias de música. Yo me considero más que culto,  preocupado. 

Y esa preocupación por la cultura de Eduardo Arrocha se refleja en esos múltiples diseños que has hecho de cine, de teatro, de cabaret. Yo creo que no hay nada que Arrocha no haya diseñado.

Menos Radio, yo creo que lo he diseñado todo.

Comenzaste a diseñar radio con esta entrevista para Habana Radio.  Yo sé que es muy difícil hablar de diseño a través de la radio, pero yo confío en tu inteligencia, en tu capacidad imaginativa para transmitirle a los que escuchan la emisora algunas nociones básicas  del diseño para la escena. 

Creo que me la has puesto difícil. Al diseño se llega de muchas maneras. Hay quien llega a través de los estudios, o a través de disciplinas afines como es la pintura, algunos arquitectos incursionan en el mundo de la escenografia o, simplemente, el individuo que le gusta y llega empíricamente al diseño. De cualquiera de las formas que se llegue, lo principal es que lo que se haga se haga con amor y con respeto a la profesión. Claro que no todo es amor y respeto a la profesión, detrás de eso hay una cantidad de horas de estudio, de romperse la cabeza, de consultar material en la biblioteca, de buscar antecedentes. Hay muchos lugares por donde uno debe pasar hasta llegar hacer ese simple o complejo diseño, según tu forma de expresión, hasta llegar a plasmarlo. Después vienen  las soluciones técnicas para ver como eso se hace físico, el trabajo en el taller con los procesadores, con los especialistas, los cambios que tienes que hacer. A veces imaginas un material,  una solución,  y no está a la mano, no vas a tener ese material para hacerlo. Ahí entra la inteligencia de ver qué puedes hacer, cómo lo puedes sustituir para lograrlo.

¿Qué le queda por diseñar a Eduardo Arrocha?

Yo creo que a esta edad no me queda mucho. Por estos tiempos,  mi querido amigo Jesús Ruiz está haciendo un estudio sobre el diseño en Cuba. Me ha tocado  sentarme a la silla del diseñador que va hacer analizado y me ha obligado hacer un recuento, lo más exhaustivo posible.  Para mi sorpresa, he descubierto que he hecho casi como 400 y un poquitín más de diseños, no solo para la escena nacional. En los 400 diseños he puesto  mi vida y mi alma. Inclusive en aquellos que he afrontado por una coyuntura o por algo que me ha sido ineludible, el amor por el trabajo es tan grande que me fui comprometiendo en ese diseño y, al final, quiero hasta los que no han sido los más felices.

UD puede referenciar o citar este elemento en otro sitio web o fuente.

Si lo desea, puede vincular este elemento con su sitio web,
sencillamente copie y pegue el siguiente texto donde desee mostrarlo.




Ejemplo de elemento citado:


Última actualización el Sábado, 15 de Enero de 2011 16:11
 
Copyright © 2016 Danza Contemporánea de Cuba. Todos los derechos reservados.
 

Lista de Correos

Cubadanza / Taller de Invierno 2017
Inicio: 02.01.2017, 09:00
Taller Práctico Internacional de la Danza Moderna Cubana

Cubadanza / Taller de Verano 2017
Inicio: 31.07.2017, 09:00
Taller Práctico Internacional de la Danza Moderna Cubana


ver mas ...