Home Entrevistas Estudio y ejercicio de la danza
 
Síguenos
Estudio y ejercicio de la danza PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Lunes, 23 de Julio de 2012 14:44

jenny1Si le preguntan a Jenny Nosedo, estudiante del Instituto Superior de Arte (ISA) y primera bailarina de Danza Contemporánea, que disfruta hacer más allá del escenario, quizás le cueste trabajo encontrar una respuesta. Los amores de este tipo resultan tan intensos que muchas veces no dejan espacio para otros.

Después de un día bastante agotador, cuando la joven de 25 años conjugó su particular sensibilidad artística por el movimiento con un esfuerzo físico de atleta, cansada y a menos de 24 horas de que la compañía partiera hacia Alemania, Jenny encontró un tiempo para sentarse a conversar sobre la danza y sobre sus experiencias personales.

Sus palabras  impresionan al interlocutor por la determinación con que ha asumido la vida desde muy pequeña.  Sorprende, además, porque muchas veces asoma en sus palabras la fragilidad de alguien que ha mantenido su inocencia a salvo.

Además, de bailar en Danza Contemporánea,  las exigencias del ISA me imagino que te deben robar un tiempo valiosísimo. ¿Por qué te interesa hacer estudios superiores, cuando muchos de tus compañeros consideran que les basta con graduarse de la Escuela Nacional de Arte (ENA)?

La universidad es algo que todos necesitan, no solamente para obtener un título. Aunque esté en la mejor compañía de Cuba, y sea primera bailarina, si carezco de la capacidad de pensar y no conozco qué pasa más allá de las cuatro paredes del teatro, no crezco. Así me  desarrollo física y también mentalmente. Para mí la universidad es clave, porque me ayuda a estudiar, a buscar un tiempo que no tengo. Mi carrera es de dedicación, de desgaste físico, mental, emocional; la universidad constituye una oportunidad que encuentro para seguir madurando.

Muchas veces estás tan cansada que el cuerpo no te da para más. Hoy mismo estoy aquí desde las nueve de la mañana y terminamos a las cinco de la tarde, porque salimos mañana de viaje. Cuando la jornada acaba, voy para la escuela y trato de concentrarme, aunque de seis a ocho de la noche en la universidad es muy poco tiempo para aprender, hay mucho que te pierdes si quieres adquirir conocimientos  de verdad, por lo que debo dedicarle tiempo extra a los estudios.

No debe uno quedarse solamente con los contenidos que recibe en clases. En ocasiones me falta tiempo para estar en una biblioteca; por eso, les pido a mis profesores que me den la información digital, compro los libros y hago el esfuerzo. Sabía que quería estudiar, pero no que tenía tantos deseos de aprender.

¿Cómo llegas a esta manifestación artística?

jenny2Yo estudié ballet clásico y sorprendentemente —no me da pena decirlo— era muy buena. Cuando tenía cuatro o cinco años, en el círculo, mi mamá se dio cuenta de que tenía elasticidad, proyección escénica y me puso en gimnasia rítmica. Con 10 años me presentó en la Escuela de Ballet de Santa Clara y obtuve el primer lugar en el escalafón. Pasé los cinco años de nivel elemental, las maestras estaban encantadas conmigo, pero sabían que no tenía futuro en ballet clásico porque era negra y se lo repetían a mi mamá. Yo siempre respondía que si yo no estudiaba ballet no quería hacer otra cosa.

Al final,  me cambié para danza contemporánea. Durante los dos meses de vacaciones paso de nivel elemental a la ENA y me preparé para los exámenes. Estaba bien físicamente pero la especialidad aglutina más requisitos: debes ser rítmico, bailar folklor, conocer la técnica contemporánea y también el ballet clásico. Lo único que tenía incorporado era el ballet. Bueno, aprendí folklor en dos meses y cuando llegué al pase de nivel me esforcé haciendo cualquier cosa.

Yo soy camagüeyana, pero me inscribieron en Cienfuegos, estudié en Santa Clara y vivo en La Habana, ojo: en Regla! (se ríe). Y llevo ocho años en la compañía Danza Contemporánea.

Muchos se quedan en el camino, ¿cómo has podido continuar en el mundo de la danza, con todo el esfuerzo que exige?

Solo quererlo no ayuda. Debes hacerte un plan. Para mí fue así. Ni siquiera pensé en llegar a esta Compañía. El plan era ser mejor cada día, cumplir con todo lo que tenía que cumplir. Quería bailar, y yo dije: «mi meta es ser buena y aprender todo lo que pueda. Esto me va a llevar obviamente a algún sitio».

Lo que pasa es que hay gente que se desilusiona, que lucharon por un sueño pensando que les iba a resolver otros problemas…  Para mí ha sido bueno, estoy contentísima de estar aquí, porque disfruto mi profesión y de muchas oportunidades: he trabajado con actores, cantantes, bailarines. Cada uno de ellos me ha enseñado algo, me ha ido dejando un poquito de lo que conocen. Al final cuentas con más información para crear. He trabajado con Carlos Díaz en el teatro El Público, con Flora Lauten... Por eso, cuando me preguntan, contesto que tuve suerte desde que mi mamá se dio cuenta de mi futuro en la danza. 

Tomado de Alma Mater: Por Justo Planas.  Fotos: Arisbel López



UD puede referenciar o citar este elemento en otro sitio web o fuente.

Si lo desea, puede vincular este elemento con su sitio web,
sencillamente copie y pegue el siguiente texto donde desee mostrarlo.




Ejemplo de elemento citado:


Última actualización el Lunes, 23 de Julio de 2012 14:54
 
Copyright © 2016 Danza Contemporánea de Cuba. Todos los derechos reservados.
 

Lista de Correos

Cubadanza / Taller de Invierno 2017
Inicio: 02.01.2017, 09:00
Taller Práctico Internacional de la Danza Moderna Cubana

Cubadanza / Taller de Verano 2017
Inicio: 31.07.2017, 09:00
Taller Práctico Internacional de la Danza Moderna Cubana


ver mas ...