Home Entrevistas La coreografía será mi futuro. Entrevista a Miguel Altunaga (II)
 
Síguenos
La coreografía será mi futuro. Entrevista a Miguel Altunaga (II) PDF Imprimir E-mail

por: Marilyn Garbey  Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Realizada el 26 de diciembre de 2011

Fuente: Habana Radio

¿Por qué saliste de Danza Contemporánea de Cuba, si estabas en un buen momento de tu carrera?

Siempre me han gustado los cambios. En Danza Contemporánea de Cuba hacía buen trabajo pero quería hacer otras cosas, tenía ambiciones de bailar en otras compañías del mundo, de aprender más de coreografía. Quería ser más aventurero como ser humano, quería seguir un camino y ver qué sucedía, quería explorar lo desconocido. Danza Contemporánea de Cuba es mi escuela, mi mujer, mi futuro hijo, mi familia. Siempre los llevo conmigo, nunca me he desvinculado de la compañía y nunca lo haré. Solo quería ver cómo se sentía uno cambiando de aire, con nuevas oportunidades de trabajar con gente diferente de diferentes culturas. Al principio pasé trabajo para adaptarme pero ya siento que voy entrando en la mecánica de la vida en Europa.

¿Cómo transcurre tu vida en la Rambler Dance Company?

Es una compañía con un repertorio increíble, es la primera compañía creada en el Reino Unido, comenzaron haciendo ballet y, con el tiempo, hicieron danza moderna, danza contemporánea. Como es una compañía de repertorio se trabaja en muchos estilos, todavía se hacen coreografías de Merce Cunnhigam y de Paul Taylor, otras más contemporáneas como las de Itzi Galili o Rafael Bonachela, de Max, director de la compañía; Javier de Frutos hizo una versión de “Un tranvía llamado deseo”, de Tenesse Williams, muy violento y muy teatral. El director trata de hacer estilos muy variados y opuestos para dar, en un mismo programa, muchos colores y mucha diversidad. Es complicado porque algunas coreografías son clásicas y otras son muy modernas, tienes en una misma noche que quitarte la ropa neoclásica y ponerte otra más moderna, y tienes que irte a esa época y tratar de saber qué sentían los bailarines en aquella época. Soy un bailarín del 2012, y vivo en una época más rápida y con mucha tecnología, y tengo que remontarme a otro momento. Ahora mismo estamos trabajando en una nueva producción de La siesta del fauno, de Nijinski, celebraremos los cien años de su estreno, y como María Rambler, la fundadora que trabajó con Nijinski, hizo una versión de la obra, ahora la vamos a revivir, con un pequeño en la dirección de la música. Me han dado la oportunidad de asumir el rol del Fauno. Esa es otra oportunidad que me ha dado la vida, de remontarme a la época de Nijinski, tratando de que el estilo no se pierda, en un ballet en el que no hay mucha libertad de movimiento, tienes que seguir una pauta.

¿Cómo te ha servido el entrenamiento de la escuela cubana de danza moderan en la Rambler Dance Company? ¿Has tenido que incorporar nuevos elementos al entrenamiento?

La técnica cubana es una mezcla de Cunnhigam, Marta Graham, Paul Taylor con los ritmos afrocubanos; se trabaja mucho el torso, las espirales. En la Rambler hay más ballet clásico y Merce Cunnigham. Claro que me sirvió nuestra técnica. Cuando llegué a la Rambler tenía gran capacidad de movimiento, porque en nuestra técnica los movimientos son grandes, hay muchos saltos, mucho virtuosismo, se trabaja cada músculo del cuerpo, y hay más vivencia tropical. Los ingleses no son extrovertidos como nosotros, su cultura es más conservadora que la nuestra, me decían: lo que haces está bien, pero hazlo con menos energía, haz lo imprescindible. Me tomó un tiempo adentrarme en esa manera, porque vengo de otra cultura, de otra sociedad, de otra sazón, eso me servía para darle otro color a las coreografías y a los movimientos, pero tuve que adaptarme a la manera de ellos para no parecer demasiado diferente en momentos en que no era necesario. Con la técnica Cunnhigam aprendí a ser más contenido, y a ser más extrovertido cuando debía serlo, aprendí a ejecutar el movimiento con una actitud diferente, aprendí a trabajar con los por ciento de energía que uno emplea, allí se trabaja con el yoga y el taichí. Es otra filosofía de la danza, no es ni mejor ni peor que la nuestra, es diferente. Si las puedes unir, sale algo más creativo, más grande.

¿Existe alguna posibilidad de que la Rambler Dance Company venga a La Habana y podamos verte?

Siempre hay posibilidades, intentaré traerlos en algún momento, nosotros tenemos compromisos hasta el 2013. Ahora trabajamos en la vieja sede, nos vamos a trasladar al centro de Londres, a un nuevo edificio. Ahora estamos enfocados en llegar allí, creo que después podremos hacer los trámites para que la compañía venga a Cuba, sería muy bueno para mí, sería lo más grande bailar con la Rambler en Cuba; aunque si no vienen ellos, vengo yo.

Según Carlos Acosta, Londres es la mejor ciudad del mundo para vivir, en el sentido del respeto a la diferencia, de que cada quien encuentra su espacio allí. ¿Compartes esa opinión?

Creo que Inglaterra es un país muy tolerante, con una gran diversidad racial y cultural. Es lo más bonito que tiene Londres, uno aprende mucho de otras culturas, es como si el mundo entero estuviera en esa ciudad: bailes, comidas, fenómenos artísticos, es increíble, y uno se nutre de todo eso, uno se alimenta del chino, del marroquí, del indio; y eso hace que tu visión se abra más. Y eso hace que te conviertas en una persona del universo, no de un país, y eso ayuda a la creatividad, al desarrollo.

¿Cómo fue tu encuentro en Londres, como espectador esta vez, con Danza Contemporánea de Cuba?

Fue como un castigo estar sentado en la luneta, ver a mis compañeros, a la compañía donde me formé como bailarín y no bailar, pero me sentí orgulloso, fue increíble como bailaron, dejaron bien alto el nombre de Cuba, al punto que la compañía fue nominada para los Premios de la Crítica, que en Londres eso es un mérito grandísimo. Todos salían enloquecidos del teatro al ver la energía que tenían, la verdad que proyectaban en el escenario. Trato de vivir intensamente, pero ese fue un momento muy especial. Ojalá fueran todos los años, porque es ver allí un pedazo de mi cultura, y la posibilidad de demostrarle al mundo que tenemos una gran compañía.

¿Tienes previsto hacer carrera como coreógrafo?

Es algo que tengo que hacer, la coreografía es una necesidad para mí, es energía que necesita circular, que necesita salir afuera. Pienso mucho, por eso necesito crear. Me gustaría ser profesor, compartir mi experiencia vivida, quiero bailar hasta que mi cuerpo lo permita, soy disciplinado. Sé que el cuerpo se resiente, pero se puede bailar con otro sentido, con otra velocidad. No dejo la coreografía, leo mucho, veo cine, veo artes plásticas. Los que quieran crear deben estar vierto a todo. La coreografía va a ser mi futuro.

 

UD puede referenciar o citar este elemento en otro sitio web o fuente.

Si lo desea, puede vincular este elemento con su sitio web,
sencillamente copie y pegue el siguiente texto donde desee mostrarlo.




Ejemplo de elemento citado:


Última actualización el Viernes, 03 de Febrero de 2012 22:05
 
Copyright © 2016 Danza Contemporánea de Cuba. Todos los derechos reservados.
 

Lista de Correos

Cubadanza / Taller de Invierno 2017
Inicio: 02.01.2017, 09:00
Taller Práctico Internacional de la Danza Moderna Cubana

Cubadanza / Taller de Verano 2017
Inicio: 31.07.2017, 09:00
Taller Práctico Internacional de la Danza Moderna Cubana


ver mas ...